Las bolsas de ordenación al vacío de ropa son perfectas para guardar materiales voluminosos, como por ejemplo mantas y edredones, ya que ofrecen una enorme reducción del volumen. Su uso, no es exclusivamente de mantas y edredones ya que también es apta para todo tipo de prendas fuera de temporada, que quieras guardar en el armario de manera ordenada.

Las ventajas de las bolsas de ordenación al vacío permiten reducir hasta un 50% de volumen. A parte de la reducción de espacio, las bolsas de ordenación al vacío de Rayen, protegen los objetos almacenados de la suciedad, el polvo, los insectos, la humedad, y además las bolsas son reutilizables. Si las guardamos previamente limpios están listos para usarlos y usarlos nada más sacarlos de la bolsa.

El proceso de uso es muy sencillo. En primer lugar, metemos en la bolsa lo que deseamos almacenar: es muy importante no pasarse con los límites ya que podría dañar la bolsa y impedir su funcionamiento óptimo. Seguidamente, procederemos al sellado, es muy importante sellar perfectamente la bolsa, para ayudar a su proceso de aspiración. La bolsa se debe cerrar fácilmente y íntegramente.

En tercer lugar, conectamos el tubo de la aspiradora a la boquilla y aspiramos todo el aire de dentro de la bolsa. Esta, reducirá su tamaño notablemente. Una vez vaciado todo el aire, procedemos a almacenar la bolsa.

Las bolsas de ordenación al vacío son ideales para viajar, traslados o conservar objetos preciados durante muchos años.

Las bolsas de ordenación al vacío son una solución de almacenaje perfecta para el día a día.